"permíteme una reflexión"

"Aikido es un Camino que decidimos alguna vez iniciar, y si tenemos suerte, será para transitarlo toda la vida."

Es verdad, la frase suena a un elevado compromiso, uno que tal vez ni siquiera estamos dispuestos a tomar en otros aspectos profundos.

Pero justamente: ¿no es acaso lo que buscamos: algo o álguien que nos vaya transformando para darle un sentido más amplio a nuestro día a día?.

Muchos ponemos esas espectativas en nuestros seres queridos, en una labor, en una tarea que nos apasiona, (ojalá sea así!), pero nada de eso está en contra de la práctica diaria como Camino interminable; más aún, Aikido nos completa y nos da energía para conseguir y no abandonar nuestras propias metas.